Física

Inicio Óptica, Conceptos Básicos, Física del Estado Líquido, Propiedades Macromoléculas – Micelas y Transformación de los coloides

Macromoléculas – Micelas y Transformación de los coloides

Publicado por Monica González

Las moléculas aunque en general son de tamaño muy reducido, tienen masa y por consiguiente es; y aunque éste sea pequeñísimo, puede compararse con el de otras y determinar cuáles son mayores o más pesadas.

Algunas moléculas como las de hidrógeno, son muy pequeños. Otras, como las de los músculos de nuestro cuerpo o las que nos introducen cuando nos vacunan son, comparadas con las anteriores, tremendamente grandes. Las diferencias entre las mayores y las más pequeñas puede ser enorme.

Algunos coloides en sus moléculas muy grandes, recibiendo entonces el nombre de  macromoléculas. En otros, aunque no son tan grandes, se unen en grupos formando conjuntos de gran tamaño que conocemos con el nombre de Micelas.

Son coloides del tipo macromolecular, la clara del huevo y el engrudo de almidón.

Es un coloide micelar el oro coloidal, formado por Micelas que contienen unos 400 átomos. También son coloides micelares la plata coloidal, utilizada en medicina y la solución de jabón en agua.

Transformación de los coloides

Algunos coloides poseen carga eléctrica en sus micelas. Estas cargas son del mismo signo por encontrarse en la misma substancia y como las cargas eléctricas del mismo signo se repelen, las Micelas no llegan a unirse; se mantienen equilibrio merced a estas mutuas proporciones, lo cual impide que aumenten excesivamente de peso y se precipiten al fondo del recipiente como sucedía en algunas dispersiones.

También algunos coloides macromoleculares incluidos varios de los que poseemos en nuestro organismo, poseen cargas. Si consideramos que perdieran esas cargas se agruparían y se irían al fondo precipitándose.  Lo cual nos demuestra que los coloides pueden cambiar, pueden transformarse.

Soles y geles.  Coagulación

La salsa de la carne también es un coloide. Y alguna vez habrás observado que cuando está caliente es líquida y se puede verter. Pero cuando se enfría, cambia y se hace semisólida, pastosa. Si se volviera a calentar vuelve hacerse líquida o sea que el proceso es reversible puede funcionar en un sentido y en el contrario. Lo mismo le sucede al engrudo.

Los coloides cuando se presentan en estado líquido, reciben el nombre de soles (del latín solutum, disuelto). Cuando ofrecen el aspecto semisólido se le llama geles (por su parecido con la gelatina).

En el caso mencionado de la salsa, el paso del líquido a sólido es reversible, se ha visto. Pero no lo es en otros casos. Por ejemplo, si calentamos una solución de agua y clara de huevo se produce un paso a estado sólido que es irreversible. Este fenómeno recibe el nombre de coagulación y constituyen la base y fundamento de importantes procesos culinarios, ya que los alimentos que generalmente poseen gran cantidad de coloides, se hacen sólidos por efectos del calor.

Adsorción e  Imbibición

Algunas sustancias presentan un cierto rechazo al agua. Reciben el nombre de hidrófobas.  Otras por el contrario, presentan una gran afinidad, rodeándose de una auténtica atmósfera de moléculas de agua. A estas se le llama hidrófilas.

Al último grupo pertenecen los coloides más importantes de la naturaleza y en ellos se presenta el fenómeno de la adsorción.

Consiste en atraer del ambiente y retener en su superficie partículas de agua, lo que puede provocar un hinchamiento similar al que se observa en la madera cuando se le añade agua, o en las semillas del comienzo de la germinación.

La Imbibición, similar a la adsorción, es la capacidad para atraer el agua. Pero, mientras la adsorción  se produce sólo en la superficie, la Imbibición es muy fácil de eliminar. Basta con dejar la sustancia básica. En cambio, el agua de la adsorción  es muy difícil esperar.

Viscosidad y fluidez

Se llama viscosidad en los líquidos a la resistencia interna o rozamiento que presentan las moléculas en sus desplazamientos. Esta resistencia es originada por la fuerza de atracción entre las distintas moléculas.

Lo contrario de viscosidad es la fluidez.

La fluidez es la facilidad con que las moléculas líquidas fluyen o se desplazan unas sobre otras. Un ejemplo de líquido muy viscoso es la gelatina y un líquido muy fluido es el alcohol.

Categorías: Óptica, Conceptos Básicos, Física del Estado Líquido, Propiedades